7 de febrero de 2009

Carta abierta a Marga Sanz

Apreciada camarada Marga:

Me dirijo a ti en relación a cómo se ha gestionado desde EUPV la reducción de personal, trabajadores y trabajadoras, de dicha organización a través de cartas en las que se les anunciaba el despido objetivo sin ninguna explicación de forma directa de las circunstancias que aconsejaban dichas medidas y propuestas para que de una forma negociada se rescindiesen los contratos que fuera necesario. La forma y actitud de la dirección de EUPV para con sus empleados (trabajadores y trabajadoras) a mi entender fue de lo más errónea y agresiva.

Pero lo que motiva que me dirija a ti ahora son los hechos que rodean a la única trabajadora de todo el grupo despedido que no estuvo de acuerdo con la forma ni el fondo del mismo. Demandó a EUPV y ganó, salió la sentencia calificando el despido como nulo; tras esta sentencia el trato recibido por esta trabajadora y el trabajo encomendado por la dirección de EUPV, yo lo califico como castigo por haber demandado.

Llevo muchos años negociando ERE, despidos objetivos, etc… desde mi federación, en CCOO PV y cuando nos hemos topado empresarios que practican estos métodos… la calificación que les damos en el sindicato es muy gorda, no quiero expresarla en este papel. Pero estos métodos dignos del capitalismo más desalmado no deberían ser utilizados en una organización de izquierdas para resolver los problemas laborales. Al iniciarse este problema, allá por octubre de 2007 inicialmente con las trabajadoras que desarrollaban su trabajo en el grupo parlamentario, con aquellas cartas de la coordinadora de EUPV, trasladándolas a la sede de EUPV de manera injustificada e injustificable, acabó con su despido también. Por cierto quisiera que me explicases los beneficios obtenidos por la organización de EUPV, bien sean económicos o políticos “de estas dos personas en concreto.

Pero volvamos a la trabajadora que demandó judicialmente, me han notificado que ha recibido una orden de la dirección manifestándole su traslado a Castellón. De nuevo tengo que decirte que esto lo hace un empresario del sector privado y desde nuestro sindicato lo calificamos como abuso de poder y represalia por haber demandado a la empresa y por supuesto se hace el trabajo sindical de publicidad y presión sindical que ponga remedio a esa actitud prepotente. Yo, como consecuencia de estas formas empleadas por la organización me dí de baja de EUPV junto a otros compañeros y compañeras de mi colectivo.

Pretendo, al dirigirme a ti con estas reflexiones que, en medida de lo posible, con la incidencia que como personas y también como organización tienes y tenéis colectivamente como PCPV, por ser la organización fundamental dentro de EUPV, pongáis fin a la sin razón practicada con la camarada y trabajadora de EUPV, Esther Tarin, haciendo las cosas no por cojones sino a través de la negociación. Creo que es la mejor manera de hacerlo desde nuestra ideología.

Esperando tu entendimiento e intervención con lo que se puede acabar con esta sinrazón dejando sin efecto, de inmediato, el traslado a Castellón y después hablando con dicha camarada y trabajadora, reubicándola en su puesto de trabajo y si esto no fuera posible haciendo lo que les exigimos a los demás: pactando.

Recibe un abrazo de este camarada que te sigue apreciando.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

puesto que sabes bastante de ERE´S no me negarás que desde alguna federación de CC.OO PV se ha recibido algún tipo de porcentaje económico por la firma de éstos?

Ivan dijo...

Bajo el amparo del cobarde anonimato, se siguen lanzando afirmaciones y descalificaciones que, por si mismas, sólo descalifican a quienen las hacen.
Si fuera cierto que algunas federaciones de CC.OO. han recibido dinero por firmar EREs, el autor o autora del comentario anterior sería cómplice por no denunciarlo -¿o también se ha beneficiado de ello?-. Si no lo es, su insidia le hace caer en la difamación y la mentira. En cualquier caso, y sin saber quien es, sólo demuestra su baja catadura moral. Como otros muchos de la supuesta izquierda de este país.

Anónimo dijo...

pásate por la FCT de CC.OO lo mismo saben algo de eso